viernes, 20 de junio de 2008

Cerddiitos =)

.Cerditos de mascotaa !


Aunque pueda parecer increíble, tener un cerdo en casa como animal de compañía es un fenómeno en expansión. Muchas personas se han dejado seducir ya por estas encantadoras y simpáticas mascotas, entre ellas, algunas celebridades como George Clooney.

Estos cerditos, aunque pertenecientes a la misma especie, no son los mismos animales que pueblan las granjas de muchos lugares. En realidad se trata de cerditos enanos vietnamitas que, gracias a un adiestramiento concienzudo, son capaces de convertirse en una mascota divertida, juguetona y obediente capaz de alegrar cualquier hogar.

Con un poco de paciencia, cariño y atención, podemos hacer de este exótico animal uno de nuestros mejores amigos. Si a esto le añadimos una buena educación, estos animales se dejarán acariciar, comerán de nuestra mano, podremos pasearlo con su correa, se dejará bañar... aunque si el adiestramiento no es lo nuestro, siempre podemos recurrir a especialistas en estas disciplinas.

Una de las mayores virtudes de estas simpáticas mascotas es su gran olfato, lo que les convierte en buenos rastreadores. Aparte de su ya conocida utilización como buscadores de trufas, en algunos países se utilizan para detectar explosivos y alijos de droga.

Sus primeras semanas de vida
A las cuatro semanas de su nacimiento, las crías se destetan. Durante todo ese tiempo, la madre cuida de sus cerditos y les enseña, por eso es esencial que la madre esté serena y reine la quietud en este periodo. Si la madre se siente cómoda entre los seres humanos, lo más probable es que los pequeños cerditos recién nacidos se muestren confiados en compañía de personas.

En las dos primeras semanas de vida, las crías comienzan a descubrir sus sentidos: observan las cosas, identifican olores y objetos. Tras las cuatro semanas de lactancia, separamos a las crías de su madre. En ese tiempo el cerdito habrá tenido que reconocer el olor del hombre y sentirlo como algo cercano. Tendremos que acostumbrarle a comer alimento sólido y a no tener miedo de la presencia de personas.

Alimentación y cuidados
Los cerditos vietnamitas son omnívoros y, como tales, comen de todo, aunque existen compuestos de cereales que son los más adecuados para su nutrición, acompañados de una suficiente variedad de hortalizas, frutas y verduras. Nunca le daremos a estas mascotas pienso para cerdos, ya que este producto está pensado para cebarlos. Debemos evitar que el cerdo caiga en la obesidad, ya que entonces sólo querrá comer y estar tumbado, por no hablar de las complicaciones que esta situación acarrea para su salud.

Al contrario de lo que se suele pensar del género porcino, los cerditos vietnamitas no huelen mal. Tendrás que bañarlos de vez en cuando, cada tres o cuatro meses. Estos animales no sudan, así que sólo huelen a lo que está en su entorno. Hacen sus necesidades cuidadosamente en su arenero y nunca entran en contacto con sus heces como se podría pensar. Además, si la arena está cerca de la zona donde duerme o come, se negará a dormir ahí o alimentarse.

Como ves, son bastante pulcros. Tampoco necesitan cuidados especiales, salvo algunas vacunas similares a las de los perros, y la desparasitación cada cierto tiempo. Los baños no deben ser muy frecuentes, pero son necesarios, ya que mejoran la salud de su piel y su pelo.

Conociéndolos mejor
Estos animales son casi siempre de color negro, aunque, con excepciones, pueden presentar manchas blancas, sobre todo en el vientre, la cola o las patas. Las variedades que disponen de mayor cantidad de manchas blancas y de mayor extensión corresponden a ejemplares que, mediante procesos de crianza, se han modificado genéticamente.

Los cerditos vietnamitas adoran conocer lugares nuevos, pasear, aventurarse en sitios desconocidos. Por tanto, es un dato de su carácter que tendremos que tener en mente si queremos que nuestra mascota viva en semilibertad. Por cierto, ten cuidado con darle la vuelta con las patas arriba: no hay nada que les desagrade más que esto, ya que se sienten inseguros y amenazados.

No hay comentarios: